Durante todo este tiempo os hemos compartido multitud de eventos y actividades que realizamos, pero esta vez hemos decidido presentaros a una parte muy importante de ESN España. Y es que no se puede pensar en nuestra federación sin pensar en su propia mascota por lo que ya era hora de presentar a la de ESN España, que como no podía ser menos, se trata de un lince ibérico.

Las secciones miembro de la Federación tienen mascotas desde hace años. ESNo, el asno de ESN UCLM les acompaña allá donde van; Faustino, el toro de ESN UAM no se pierde ningún viaje; y Ojazos, el cerdito de ESN Valladolid les acompaña en sus aventuras desde 2012. El protagonismo de las mascotas no queda aquí, los demás países de nuestra red cuentan también con las suyas propias, a las que llevan a las diferentes reuniones para mostrarlas y presumir de ellas.

ESN España no quería quedarse atrás y comenzó con la búsqueda de su propia mascota. Fueron meses en los que salían a relucir multitud de propuestas. Pero no sería hasta la SWEP (South Western European Platform) celebrada en Parma (Italia) en octubre de 2013 cuando un grupo de ESNers plantearon una propuesta firme. Y es que durante los 4 días que disfrutaron en la ciudad italiana y que compartieron las 24 horas del día, pudieron hablar, debatir, observar y decidir que no hay nada más característico en España que un lince ibérico.

El lince ibérico (Lynx pardinus) es un mamífero carnívoro endémico de la península ibérica. Actualmente sólo existen dos poblaciones en España ya que en Portugal parece haberse extinguido. Estas poblaciones las encontramos en Andalucía y Toledo, haciendo un total de entre 215 y 250 ejemplares, lo que lo convierte en uno de los felinos más amenazados del mundo. Es un felino de aspecto grácil, con patas largas y una cola corta con una borla negra en el extremo; sus características orejas puntiagudas están terminadas en un pincel de pelos negros rígidos. También son características las patillas que cuelgan de sus mejillas.

Con esta información no cabía ninguna duda de que el lince ibérico debía ser el elegido. y decidieron proponerlo informalmente como mascota de ESN España. Después de un largo debate, el asunto quedó más o menos claro pero se fue dejando en “stand by” hasta que desapareció de la lista de tareas pendientes.

No sería hasta el otoño de 2014 cuando la siguiente Junta Directiva (curso 2014/2015) de ESN España desempolvaría el tema y decidiera ejecutarlo. Se pusieron manos a la obra, y tras encontrar diferentes modelos, optaron por encargar a la cigüeña (aká Aliexpress) un lince ibérico. Cuando se dieron en cuenta, el pequeño lince ibérico de peluche estaba ya con ellos. Fue el 20 de diciembre de 2014 el día en el que llegó a la Federación para quedarse. En ese momento la Junta Directiva de ESN España se encontraba reunida en Barcelona, celebrando su segunda reunión física; aprovecharon el momento para anunciar a la federación que la mascota ya había llegado.

El nombre del peluche tampoco estuvo exento de debate: muchos nombres salieron a la palestra siempre bajo la premisa de que el nombre tenía que ser patrio, algo typical spanish. Y tras barajar las diferentes propuestas - entre las que se encontraban “Lynx”, “Pepe” o “Paco” -, se optó por llamarle “Eñe”, la letra latina utilizada de forma prácticamente única en el alfabeto español.

Desde el 20 de diciembre de 2014, Eñe ha vivido multitud de aventuras: Ha podido viajar a lo largo de España desde su lugar de nacimiento (Barcelona) hasta Madrid, pasando por Valladolid, Murcia, Huelva o Valencia. También ha viajado al extranjero, acompañando a Jaume -Representante Nacional de ESN España- en sus reuniones del CNR (Council of National Representatives) a lo largo de Europa; y a día de hoy ya hemos podido celebrar su primer cumpleaños. 

Y aunque de vez en cuando desaparece -ya que hay secciones de ESN España que se lo llevan una temporada a sus respectivas ciudades para que Eñe se divierta con sus mascotas- Eñe se ha convertido en una seña de identidad de ESN España tanto a nivel nacional como a nivel europeo. De hecho, los premios que anualmente repartimos de forma interna en la federación, se llaman "Eñe de Oro".

Seguiremos, por tanto, disfrutando de Eñe y de todo lo que representa. Estad atentos porque próximamente podréis verle, campando a sus anchas, en Layos (Toledo).

Daniel Rodríguez, ESN Valladolid.