Erasmus Student Network España y la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas han publicado un informe conjunto sobre la cofinanciación nacional  y autonómica de Erasmus+. La cofinanciación hace referencia a las ayudas que las instituciones educativas proporcionan para complementar las becas de los estudiantes de movilidad.

El informe, que se centra principalmente en analizar la disparidad de ayudas existentes en las Comunidades Autónomas y en señalar la bajada de la cofinanciación nacional, busca reivindicar la importancia del apoyo financiero de las instituciones educativas para que los beneficios de la movilidad internacional estudiantil alcancen a toda la comunidad universitaria. Estos beneficios incluyen el aumento de la empleabilidad, la adquisición de valores comunes y el desarrollo de competencias clave para una sociedad más cohesionada.

Aunque Erasmus+ es un programa de la Unión Europea, la Comisión y el Parlamento Europeo recomiendan encarecidamente que los Estados miembros aporten una cofinanciación para maximizar el alcance y la inclusividad de las movilidades. El informe señala que todos los estudios realizados en la materia, entre los que se incluyen el Erasmus Impact Study, ESNsurvey y el Eurobarómetro, coinciden que las barreras financieras constituyen uno de los principales obstáculos a la movilidad. A pesar de los esfuerzos realizados, Erasmus continúa teniendo una participación mayoritaria de estudiantes de entornos socioeconómicos elevados.

El informe y el estudio realizado arrojan dos conclusiones claras. La primera es que, a pesar de que la financiación europea aumenta cada año, la cofinanciación nacional al programa Erasmus se ha reducido más de un 50% desde el año 2011, cuando alcanzó el máximo de más de 62 millones de euros. Este año, la cantidad invertida ha sido  de 30 millones, según datos del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.  La segunda conclusión es que existe una gran disparidad entre las ayudas ofrecidas por las Comunidades Autónomas, principales responsables de la financiación de las Universidades. El informe destaca el acierto de modelos como el andaluz que garantizan una ayuda complementaria a todos los estudiantes, la cual depende del nivel de renta del país al que vayan, añadiendo además, una cantidad extra para estudiantes con pocos recursos económicos. La mayoría de Comunidades Autónomas cuentan con algún tipo de ayuda complementaria, aunque tanto las cuantías como los criterios para optar a estas  varían enormemente. Por otra parte, se indica que las Comunidades Autónomas de Cantabria, Castilla La-Mancha, La Rioja, Madrid y Murcia, así como las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, no cuentan con ningún tipo de ayuda complementaria. Ambas entidades urgen a las Comunidades Autónomas a potenciar estas ayudas, considerando su gran impacto y valor añadido.

Es posible consultar el informe íntegro descargándoselo de esta misma página.