→ En 30 años del Programa Erasmus, ahora Erasmus+, España ha pasado de enviar 95 alumnos (año 1987) a casi 42.000 participantes (año 2014).
→ En estos 30 años, 9 millones de personas han participado en los diversos programas educativos de la Unión Europea. Entre ellos, más de 4,4 millones de   estudiantes de Educación Superior, de los que más de 625.000 han sido españoles.
→ España es el país preferido por los estudiantes Erasmus de Educación Superior, ocupando esta posición de manera ininterrumpida desde el año 2001.
→ De las 20 primeras universidades de destino de los estudiantes Erasmus de Educación Superior, 10 son universidades españolas.
→ En la convocatoria de 2017, el SEPIE ha aumentado un 75% las ayudas a estudiantes de entornos desfavorecidos, que pasan de 100 a 175 euros mensuales.

 

Con motivo de la celebración del 30 aniversario del programa Erasmus+ en el año 2017, la Comisión Europea y las Agencias Nacionales organizan en los distintos países del Programa una serie de actos conmemorativos con la participación de beneficiarios del Programa. En dicho contexto, el SEPIE organizó el pasado día 16 de mayo un Encuentro de estudiantes Erasmus+ de Educación Superior en Barcelona, con la colaboración de la Universitat de Barcelona.


En este Encuentro contamos con la participación de 120 estudiantes Erasmus+ españoles, de otros países del Programa (Europa) y de países asociados (resto del mundo) que hubiesen realizado o estén realizando una movilidad de estudios o de prácticas. Hubo representación de todas las todas las Comunidades Autónomas y de todos los tipos de enseñanza superior que participan en el Programa (Enseñanzas Universitarias, Artísticas Superiores y Formación Profesional de Grado Superior), además de antiguos alumnos Erasmus de las primeras convocatorias del Programa y de representantes de ESN España.

Entre los principales objetivos de este Encuentro nos encontramos: por un lado, conocer la perspectiva de los participantes en las movilidades Erasmus+; y por otro, dentro de la evaluación intermedia del programa Erasmus+ que se está llevando a cabo en este 2017, proporcionar espacios de reflexión y análisis de lo que ya se ha conseguido durante estos 30 años, de cara a los retos y desafíos que deberán tenerse en cuenta a la hora de lanzar un nuevo programa comunitario a partir del 2021. Para ello se llevaron a cabo numerosas dinámicas interactivas y de trabajo colaborativo, fomentando la participación de todos los asistentes, y como colofón de esta jornada, los estudiantes elaboraron un mensaje para las futuras generaciones Erasmus.

Para la presente edición de la Newsletter del SEPIE, hemos hablado, entre otros, con María Isabel Vidal Moya, antigua estudiante Erasmus con necesidades especiales, y Samuel López, también antiguo estudiante Erasmus y actual presidente de ESN España, ambos presentes en el Encuentro de Barcelona.

Los dos cuentan cómo este Encuentro de estudiante Erasmus, desde la primera generación hasta la última, y estudiantes Erasmus que están estudiando actualmente en España es un gran punto de encuentro para reflexionar cómo ha evolucionado este Programa y el impacto positivo que ha tenido tanto en las vidas de los participantes como en la sociedad en general. María Isabel afirma que “lo mejor que puede hacer un estudiante con necesidades especiales es irse de Erasmus, porque te abre muchas puertas y te permite hacer cosas que jamás pensabas que podrías hacer, aprendes a confiar más en la gente”.

Ambos coinciden en cómo el Programa Erasmus les cambió la vida, les hizo madurar y salir de su zona de confort, aprender de las diferencias culturares de otros países para crecer como personas y tener un impacto en la sociedad, en definitiva, una experiencia enriquecedora tanto personal como académicamente. Además, nos cuentan cómo este tipo de encuentros de estudiantes resultan muy enriquecedores, dado que aparte de vivir y transmitir experiencias, por ejemplo, María Isabel, ha tenido la oportunidad de compartir con otros cómo se vive el Erasmus siendo una estudiante de necesidades especiales.

María Isabel también comenta que coincide con otros participantes en que lo más importante de participar en el programa Erasmus+ es disfrutar de la experiencia, ya que es una de las mejores experiencias que se pueden realizar durante el periodo académico, y marca un antes y un después en tu vida. Samuel añade la importancia de mirar hacia el futuro y tratar de conseguir que cada vez sean más las personas que participen en este Programa.

Desde el lanzamiento del programa Erasmus en el año 1987, la Unión Europea ha venido promoviendo la movilidad de los estudiantes universitarios, como parte de su período de estudios, convirtiéndolo en el eje central de los programas de la Comisión en los ámbitos de la educación y la formación. En este contexto, 30 años después sigue ocupando un lugar destacado en la agenda política de la UE, tal y como se refleja en la Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, que pretende que, en 2020, al menos el 20% de los graduados en Educación Superior hayan disfrutado de un período de estudios o de prácticas en el exterior. Además, ha sido la clave del Proceso de Bolonia, en la creación del Espacio Europeo de Educación Superior, que ha traspasado las fronteras de la Unión.

La movilidad contribuye al desarrollo personal de los estudiantes, pero también apoya el crecimiento de la economía y la sociedad europeas. Pasar un período de tiempo en otro país, amplía los horizontes de los jóvenes y les ayuda a adquirir nuevas competencias que son valoradas por los empleadores –desde el conocimiento de otros idiomas, la adaptabilidad, hasta una mayor concienciación de la interculturalidad. De esta forma, contribuye a aumentar el grado de empleabilidad de los estudiantes y favorece la movilidad en el mercado de trabajo en las etapas posteriores de sus vidas.

De los 11 países que comenzaron a intercambiar estudiantes universitarios en 1987, entre ellos España, hoy son 33 los países europeos que participan en Erasmus+, además de 157 países del resto del mundo, que configura la llamada dimensión internacional del Programa, traspasando las fronteras del continente europeo y abriéndose a todo el mundo. Sin lugar a dudas, es el programa de movilidad más conocido de la Unión Europea, tanto dentro como fuera de sus límites.

En estos 30 años, 9 millones de personas han participado en los diversos programas educativos de la Unión Europea, entre ellos más de 4,4 millones de estudiantes de Educación Superior, de los que más de 625.000 han sido españoles, por detrás de Alemania (651.000 participantes) y por delante de países como Francia, Italia o Reino Unido, lo que muestra la importancia que tiene España en el conjunto del Programa. Además, desde el año 2001, España es el país favorito de los estudiantes Erasmus y la mayoría de las 10 universidades europeas que más envían o reciben estudiantes son españolas.

El éxito del programa Erasmus+ en España es indiscutible, no solo entre la comunidad universitaria, sino también en toda la sociedad. La contribución de las universidades españolas al éxito del Programa y a la internacionalización de sus campus ha sido decisiva. Dado la importancia que tiene Erasmus+, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte cofinancia el Programa con 29 millones de euros anuales.

Dentro de las prioridades de Erasmus+ encontramos entre sus objetivos la promoción de la equidad, la cohesión social y la ciudadanía activa. A este respecto, y con el objetivo de impulsar la participación de las personas con menos recursos y con necesidades especiales, Erasmus+ cuenta con ayudas adicionales para estos colectivos. Desde la convocatoria de 2016 se han doblado las ayudas que pueden recibir los estudiantes y el personal con necesidades especiales que tengan un grado de discapacidad mínimo del 65%; y en 2017 se han aumentado sustancialmente las ayudas para las personas con menos recursos (de 100 a 175 euros al mes).

Asimismo, en la convocatoria de 2017, el presupuesto europeo para el sector de la Educación Superior ha experimentado un incremento del 8,90%, alcanzando una cifra superior a los 115 millones de euros, lo que permitirá mantener el ritmo de crecimiento de las convocatorias anteriores, al tiempo que se mejoran las condiciones de participación de los estudiantes más vulnerables.

Hay que resaltar la importancia que tiene el programa Erasmus+ para España y España para el programa Erasmus+, ya que los programas europeos han contribuido significativamente a la modernización de nuestras instituciones educativas, siendo clave en su proceso de internacionalización y han mejorado de manera muy relevante la empleabilidad de nuestros estudiantes.

 

 

Fuente: Servicio Español para la Internacionalización de la Educación

Attachment Files: